Ex trabajador de la Armada acusa negligencia médica en hospital Naval que lo dejó inválido

Con la ayuda del Diputado Patricio Vallespín, Cristian Rodríguez, ex – trabajador de la Gobernación Marítima de Puerto Montt, encargado de la cámara de Suboficiales y Sargentos, hizo público los antecedentes que darían cuenta de una negligencia médica en los hospitales navales de Talcahuano y Viña del Mar y que causaron daños irreparables a su salud, transformándose de paciente hospitalario a víctima de procedimientos inadecuados.

A continuación la seguidilla de insólitos acontecimientos:

En septiembre de 2006 los fuertes dolores de espalda hicieron que Rodríguez se trasladara al Hospital Naval de Talcahuano para evaluación. En el lugar, se le negaron exámenes por su alto costo ( 100 mil pesos). En noviembre de 2006 se le diagnosticó con un 50% de certeza el mal de Crohn, lo que no se ratificó porque no se le practicaron exámenes de sangre, esgrimiendo supuestamente un alto costo. Con el “diagnóstico” de esta enfermedad el doctor le recetó corticoides sin determinar límite máximo ni tiempo de aplicación.

En enero de 2007 Cristian Rodríguez fue hospitalizado en la Clínica Los Andes de Puerto Mont por fuertes dolores de espalda y fiebre, enviándose luego a Talcahuano por reacción alérgica a los corticoides. En ese centro asistencial se le diagnosticó sin exámenes la enfermedad de Bechet. Se tomó una radiografía la cual arrojó necrosidad en las caderas por causa de los corticoides. Comenzó a usar bastones para su desplazamiento y se le impidió hacer fuerza con las piernas pero se envió a terapia donde tuvo que hacer fuerza con las piernas, a razón de aquello se le desplazó el fémur.

La Armada trasladó a Rodríguez a Viña del Mar para iniciar un nuevo tratamiento, el almirante Vidal se comprometió a proporcionar los mejores especialistas para tratar su caso y le señaló “vamos a instalar las prótesis y demos vuelta la página”. Se practicaron nuevos exámenes para diagnosticar la presencia del mal de Crohn y el resultado fue tajante: nunca tuvo tal enfermedad. Con esto Rodríguez pidió revisión por el mal de Bechet que también supuestamente tenía ante lo cual una doctora se negó argumentando que ellos jamás se han equivocado en dos diagnósticos, o sea por decisión médica sin evaluación el seguía padeciendo la enfermedad de Bechet.

Se opera para instalar la prótesis en octubre de 2007 y en febrero de 2008 por fuertes dolores de estómago extrajeron la vesícula y apéndice en el hospital Naval de Viña del Mar, luego le dijeron que no tenía problemas a la vesícula. Por si lo anterior fuera poco en la misma operación sufrió un infarto el cual afortunadamente no pasó a mayores complicaciones y se salvó a último momento de una operación de cálculo renal, ya que nuevos exámenes descartaron algo que en un principio se había dado como certero.

En el mes de abril de 2008 su sobrino presentó los mismos síntomas (dolor de espalda y fiebre), yendo al Hospital Clínico de la Universidad Católica donde responsablemente se enviaron los exámenes a España detectando la enfermedad denominada “Fiebre mediterránea familiar”. El mismo hospital de la UC solicitó los exámenes de Rodríguez a su par Naval para que se revisen en España y finalmente se da con el diagnóstico exacto: Fiebre Mediterránea Familiar. Esta enfermedad tiene un tratamiento simple, Paracetamol y Colchicina que en total tiene un costo de unos 2 mil pesos mensuales.

La Armada hace 6 meses decretó la baja del funcionario civil por “Enfermedad invalidante autoinmune” la que, a la luz de los antecedentes, el ineficaz actuar de los médicos de los Hospitales Navales habría provocado. El hombre hoy se encuentra sin recibir pensión y afectado sicológica y físicamente por todos los negros episodios vividos.

“Se dejaron de lado exámenes de 100 mil pesos y se colocaron 3 dosis de Inflimax con un costo total de casi 3 millones 600 mil pesos, tomé más de 30 medicamentos que no me hicieron nada, se pararon dos investigaciones sumarias porque dijeron que no podía cuestionar el sistema de salud naval” expresó Rodríguez, 

“Estoy inválido y padeciendo atrocidades que la misma institución me ha hecho… se me ha humillado… quiero que alguien responda por lo que me pasó, que los responsables paguen”, añadió.

Visiblemente afectado Cristian Rodríguez enfatizó que espera que esto no le pase a otra persona, “me dejaron mutilado” concluyó al contar la tortura de los últimos años.

Patricio Vallespín oficiará los antecedentes a la Armada pidiendo explicaciones y que los culpables asuman sus responsabilidades no descartando además la presentación de una demanda por los daños causados.