Red de infancia en la zona, presentó manual para abordad el buen trato

40

Reforzar las acciones de buen trato en los jardines infantiles de Fundación Integra y apoyar el abordaje de los casos de vulneración de derechos de las niñas/os en cada establecimiento, es el objetivo que busca plasmar el texto MALTRATO Y ABUSO SEXUAL INFANTIL, Estrategias de protección para niñas y niños vulnerados en sus derechos, material elaborado por la Unidad de Protección a la Primera Infancia (UPRI) y el Staff Jurídico de Fundación Integra e incluido en el proyecto Integra-Sename, a nivel nacional.

La presentación del manual se desarrolló en el marco de una jornada de capacitación en el ámbito, a 40 directoras de establecimientos de la zona y estuvo a cargo de la Directora Regional de Integra, Marianela Godoy y el Director Regional subrogante del Sename, Richard Ruiz.

El material será distribuido durante los próximos días en los más de 1000 jardines infantiles de Fundación Integra a lo largo del país. “Para la región se dispuso la entrega de 77 ejemplares como un complemento al apoyo recibido desde la Dirección Regional y la Red Sename y que además se vincula al ámbito de la seguridad pública”, indicó Godoy.  

Material de consulta

“La idea es que el manual sea conocido por toda la comunidad del jardín infantil, pues es un excelente material de consulta, que contiene antecedentes históricos en cuanto a los procedimientos adoptados por la Fundación en términos de abordar el ámbito de protección y derecho de los niños/as de nuestros jardines, y que viene a fortalecer aún más los flujos de coordinación con las otras redes preocupadas por la protección de la infancia, en el marco de la política pública de Protección y Derechos de los niños/as, basado en la ratificación de la Convención Internacional de los Derechos de los Niños/as por parte de nuestro país y los compromisos de Gobierno asumidos”, sostuvo Marianela Godoy.

A juicio de Ruiz, el manual es un material de referencia que está orientado al trabajo directo con los niños y “permite por un lado, determinar cuando un niño pueda estar siendo sometido o en potencial riesgo de una vulneración, y por otro, efectuar la derivación oportuna del caso a las redes competentes”, dijo.