Arzobispo llama a cooperar con dinero y alimentos no perecibles ante creciente demanda por ayuda

“Nuestra despensa está vacía y hay muchas personas que nos llegan a pedir”, frase que ejemplifica la crítica situación con que se enfrenta diariamente la iglesia en su labor de auxilio a los más necesitados. El Arzobispo Cristián Caro invitó a los fieles que asistan a misa a cooperar con alimentos no perecibles que irán en directa ayuda de las personas que diariamente concurren a las parroquias en busca de alimento para sostener a sus familias, además se pueden hacer llegar los aportes directamente en la Casa Pastoral de calle O’Higgins con Rengifo, a dos cuadras de la plaza de Armas.

También se hace necesario sostener la estructuración de la Iglesia, en el amplio sentido de la palabra. Es por ello que el próximo 16 y 17 de mayo se iniciará la campaña de renovación del 1%, que busca sumar nuevos socios o aumentar la cuota de quienes puedan pagar un poco más, montos que se pueden entregar a los recaudadores, cancelar por tarjeta de crédito bancaria o de casas comerciales y además por transferencia electrónica.

Destinación del 1%

El 1% del total recaudado se envía a la Nunciatura Apostólica, para las obras de caridad del Santo Padre.

El 10% se destina como aporte a los recaudadores y gastos de materiales que llegan a $ 12.897.581.

El  45% va al Arzobispado. El año 2008 fue de un poco más de 44 millones de pesos destinados a cancelar cuotas de salud y jubilación de los sacerdotes, en la mutual Pax Chile; a la mantención y formación de los seminaristas y para cubrir gastos operacionales y pastorales del Arzobispado.

El 55% restante es para la parroquia, siendo un 35% para el párroco y 20% para los gastos parroquiales. El año 2008 el total recibido por las treinta parroquias fue de $ 56.806.233, en una escala muy diferenciada (desde $ 4.800.000 hasta $ 91.000).

En otro tema Monseñor Caro calificó como provechoso el Foro Social en que participaron trabajadores, emprendedores y empresarios  previo a la celebración del día del Trabajador.

“Los pequeños y los grandes problemas se resuelven con oración y con trabajo”, indicó el Arzobispo agregando que : “La misa del 1 de mayo tiene el sentido de dar gracias a Dios por aquellos que están con trabajo y quienes dan trabajo pero también pedir que podamos actuar en conjunto para buscar cómo socorrer a aquellos que están pasando necesidades”, dejando invitada a toda la comunidad a asistir a la eucaristía.

Pastoral vocacional

El sábado 25 de abril se inauguró la semana vocacional que culmina este domingo 3 de mayo en que se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

Uno de los principales objetivos de este año es la formación de las Comisiones Parroquiales de Pastoral Vocacional, grupo compuesto por jóvenes, matrimonios, adultos que se encargará de orar permanentemente por las vocaciónes.

El sábado y domingo se iniciar el primer encuentro con los acólitos (niñas y niños), que suman alrededor de 350, los que son un semillero de futuros sacerdotes o religiosas. El domingo los seminaristas irán a las parroquias a dar su mensaje para la ayuda y compañía de los fieles en el camino que seguirán.

El año pasado unos 12 jóvenes participaron en las jornadas vocacionales mensuales, 3 se fueron al Seminario Menor, pero uno sólo se fue al Seminario Mayor.  Los seminaristas han egresado de establecimientos educacionales católicos y municipales como el Liceo de Hombres de Puerto Montt y el Liceo Ramón Ángel Jara de Los Muermos.  Hay que destacar que la formación de los jóvenes en el Seminario Mayor requiere de un desembolso mensual de la Arquidiócesis de 250  mil pesos por cada uno de ellos.

Foto: Mauricio Sáez