Emotivo adiós brindaron cientos de personas al padre Fernández

59

GALERÍA DE IMÁGENES

La iglesia Catedral repleta y una cantidad considerable de ofrendas florales son unos de los aspectos que delataron el cariño que la comunidad tiene por el sacerdote Cristián Fernández, que sufrió un abrupto final al ser muerto en Chillán.

En la ceremonia que comenzó aproximadamente a las 15 horas se relataron aspectos de su vida en la Iglesia Católica. El 28 de mayo de 1997 Fernández recibió la orden de diácono bajo la mirada del entonces arzobispo Bernardo Cazzaro. El 2 de octubre de 1999, fue ordenado sacerdote en ceremonia celebrada en el colegio Inmaculada Concepción de Puerto Montt. El único lugar donde ejerció como párroco fue en la Parroquia La Inmaculada de Cochamó. Luego estuvo en las ciudades de La Serena y Chillán, ciudad en que encontró la muerte, ante esto el padre Tomás Palma señaló en la Eucaristía «El (Dios) juzgará con misericordia» entregando las condolencias a familiares y amigos que asistieron al velorio y posterior funeral en el Cementerio Católico.

«Hermano Cristián, descansa en paz», frase final del padre Tomás Palma en la misa funeraria.

Por: Mauricio Sáez E.

GALERÍA DE IMÁGENES