Carteras de Educación y Planificación llaman a sostenedores a postular a recursos que ayudan a evitar deserción escolar

Los Seremis de Educación, Héctor Gallardo y de Planificación, Armando Pérez, realizaron un llamado a los municipios y sostenedores de establecimientos particulares subvencionados a postular al bono pro retención, que destina en la región casi mil millones de pesos para unos 9 mil alumnos de entre séptimo y cuarto año medio que estén insertos en el programa Chile Solidario, con el propósito de que no abandonen el sistema escolar, pese a las limitaciones económicas que sus familias presenten.

Ambos personeros destacaron la necesidad de que los sostenedores postulen hasta el mes de abril de este año a los alumnos que cumplan las condiciones para que se haga efectiva la entrega del bono que fluctúa entre 67 mil y 161 mil pesos, como se indica a continuación:

  • – 7º y 8º Básico:   $ 67.219
  • – 1º y 2º Medio:   $107.549
  • – 3º y 4º Medio:   $134.436
  • Egresados de 4º Medio: $ 161.323 

El año 2008 de los casi 7 mil cupos, sólo se utilizaron 5.660, situación que las autoridades calificaron como preocupante debido a que esos recursos no llegaron a quienes necesitaban.

Los fondos para la subvención pro retención no son concursables, vale decir no se elige quien recibirá la asignación, sino que se tramita por postulación directa de los sostenedores ante la Secretaría Regional Ministerial de Educación, siendo asignados los recursos el 25 de abril, pagaderos una vez por año.

Como objetivo principal del bono está el que los alumnos de sectores más vulnerables, que por dicha condición pertenecen al programa del Ministerio de Planificación Chile Solidario, completen la escolaridad obligatoria de 12 años. Los montos escalonados se destinan, por ejemplo, a la compra de útiles escolares, uniformes, pago de horas pedagógicas para reforzamiento de materias e incluso va más allá como recordó el Seremi de Educación. Un director de un establecimiento educacional le comentó que ellos veían que un niño llegaba con escaso interés y cansancio a las clases diarias, indagando su situación se determinó que las condiciones de vida no eran las óptimas, en una cama dormían 3 personas y el alumno escasamente podía conciliar el sueño lo que afectaba directamente su rendimiento escolar. Por ello la asignación se destinó a comprar una litera que permitió mejorar ostensiblemente la vida del menor.

El monto de más de 161 mil pesos que comprende a los egresados de cuarto año medio, llega al sostenedor quien lo puede destinar, en el caso de la enseñanza Técnico – Profesional, a comprar uniformes o ayudar a la movilización de aquellos que están ejecutando la práctica profesional o bien, en establecimientos Humanistas, incluso la asignación puede servir para cancelar la matrícula del alumno que ingrese a la educación superior.

Armando Pérez indicó que la fiscalización en la correcta inversión de los recursos, aparte de las instituciones gubernamentales, también la deben hacer los apoderados en forma organizada.

Por: Mauricio Sáez E.