Puerto Montt moderno, descrito por la pluma irónica y delirante de Wladimir Soto Cárcamo en su más reciente creación “La resistencia de los despiertos”

43

Después de leer “La resistencia de los despiertos”, que vio la luz hace unas semanas atrás, cuesta creer que Wladimir Soto Cárcamo no se considere un artista. Detesta esa palabra que ha consumido a algunos, que los ha encerrado en una burbuja donde se sienten seguros y que al salir se desintegran, “no soy artista, soy una persona común y corriente que escribo”, comenta. Una persona que vende sus libros y la ganancia la invierte en más libros, por algo ya perdió la cuenta de cuántos títulos conserva en sus estantes.

Uno de los 7 cuentos que compone la creación se denomina “Los espantapájaros me siguen o visiones delirantes de un aficionado a las letras” en donde se refiere en forma autobiográfica a un grupo literario real de Puerto Montt que nombró “Los Espantapájaros”. Se ríe del lenguaje que utilizan las sectas literarias que se han ido formando en Puerto Montt desde los años 70, “cómo viven dentro de su mundo, siendo presos de una demencia como trataba Lovecraft… el ser que se pierde en la locura, cuando salen de su mundo esos seres se desintegran, se pierden, viven con recuerdos persistentes”.

El libro toma su título en base al primer cuento, un grupo de ciegos que crea una organización política para reivindicar su minusvalía generando una nueva ideología, reflejando el cambio en los procesos sociales, la gente que está emigrando a la ciudad como por ejemplo los islámicos que llegaron el año 2001 a la ciudad. “La resistencia de los despiertos” indaga en lo que va más allá del ser humano, procesos que cambiarán la naturaleza humana, expandiéndola quizá hasta desaparecerla.

Wladimir señala que un hecho que marca un giro en la sociedad puertomontina es la llegada de los mall, que cambia los patrones de consumo además de la irrupción de las tradiciones norteamericanas. Y esto lo trata en “Confesiones de un sobreviviente de la noche de Halloween”. “Refleja mi ironía, la llegada de la noche de Halloween y el proceso social que se ha instalado en nuestra ciudad. Explora un hecho autobiográfico de un recital de cuento y poesía que ocurrió en un local cercano, toda la experiencia de esa noche la transformé en un cuento, me río de las instituciones religiosas, sociales, políticas, culturales de la ciudad, la gente que va a los cafés que se creen intelectuales, la ironía absoluta”. La parte rebelde y revolucionaria en su expresión máxima.

El escritor

Antropólogo, formado en la Universidad Austral de Chile de Valdivia, recuerda los años que pasó en la ciudad del Calle-Calle, “Valdivia lo recuerdo especialmente porque era una ciudad para caminar, reflexionar. Salía a caminar de noche y al regreso jugaba a los flippers, después retornaba a estudiar… nunca me sentí parte de mi carrera, siempre más vinculado con periodistas, con los estudiantes de Historia”. Se declara un romántico idealista y como buen estudiante de Universidad Estatal participó en movilizaciones  pero sin violencia sólo dejando fluir los principios de que lo ideal es la base de lo real.

En la universidad se afirmó su afición por la lectura y su pasión por el cine, aprovechó los festivales del séptimo arte en donde conoció los primeros trabajos de Andrés Wood.

Sus comienzos en la escritura parten en Octavo Básico, pero le toma el gusto seriamente en la Universidad, “como cuentista comencé a esbozar, era muy mal escritor pero le debo mucho al cine, al director estadounidense David Lynch por ejemplo, la forma de alucinar despierto; al escritor Lovecraft y a los videoclips. Del cine y los videoclips se traspasa la forma de escribir, “voy filmando (mentalmente), cortando y editando”.

La unidad de cuentos – estructurados desde el 2001 al 2008 luego del atentado a las torres gemelas –  que componen “La resistencia de los despiertos” la escribió de una forma particular. Escuchaba música electrónica, Duran Duran, Virus, a volumen fuerte, cantando, bailando y apenas la idea aparecía se detenía y escribía. El proceso además incluyó ver mucho cine, documentales, animación japonesa, recorrer caminando Puerto Montt, observando y empapándose de lo que pasa en las calles.

Confiesa que le gustaría escribir un guión de una obra teatral pero la falta de tiempo lo frena. También le atrae la idea de videoclip, documental, pensando en reflejar el delirio de la noticia que se vive en los medios, cómo la noticia atrapa a la persona y se transforma en un modo de vida.

El largo proceso de 7 años para los 7 cuentos demuestra su autocrítica “destruyo muchos blocks, borradores, me demoro demasiado pero todo depende del estado de ánimo”, sin embargo cuando la obra está lista ya no procede revisión, es como ver a un hijo con su vida formada.

Menciona que el atentado a las torres gemelas es un hito en la historia y un suceso motivador para la creación del libro, “La confusión y el delirio que se comenzó a vivir después de los atentados. El placer de lo indefinido va por ahí, el delirio que refleja lo carnal, lo erótico, es uno de los cuentos más radicales”

Le pregunté quiénes han sido sus guías en la escritura, me respondió que los mejores maestros son la lectura, el cine, la música sin restarle mérito a la infinidad de talleres literarios en que participó en su época universitaria.

Para Wladimir el atentado del 11-09 marcó una etapa, a lo que adiciona la llegada de internet; la aparición de los mall; y se detiene en lo siguiente: la llegada de la salmonicultura. A su juicio esto alteró el orden familiar porque la mujer entró de lleno al mercado laboral, tomando un rol más importante, dejando la sumisión de antes, aprendiendo y demostrando que los hijos no son impedimento para que ella pueda hacer otras cosas, como entrar al mercado laboral. Agrega como acontecimientos de importancia que han cambiado a la sociedad puertomontina la integración y aceptación del movimiento gay, la entrada de movimientos religiosos evangélicos y de otras ideologías y la organización no estructurada de los estudiantes.

En el ámbito histórico, otros hechos que han marcado nuestra zona son “la colonización alemana; la segunda guerra mundial porque la preponderancia de la cultura alemana cambia de lleno con la entrada de la cultura del consumo de Estados Unidos; el terremoto del 60 que revaloriza a Puerto Montt en su posición estratégica; la masacre de Pampa Irigoin que acelera el proceso de proletarización del campesinado aledaño y que acelera el proceso de modernización rápidamente”

Critica el ambiente cultural local, mas enfatiza que ha habido un cambio positivo en el último tiempo “hay más diversidad, no son las mismas personas de siempre, no hay un monopolio de quién tiene o no tiene la verdad”. Ese cambio, que proviene desde hace unos tres años, significa una oxigenación por la aparición de nuevas voces con distintos planteamientos.

Y en su afán predictivo, Wladimir anticipa “este lugar tiene mucho futuro por la riqueza de los minerales, siempre habrá migración, esta zona marcará el futuro estratégicamente” aseguró en tono certero.

“La resistencia de los despiertos” es su cuarta obra publicada, luego de “Hasta que nos hagamos pedazos”(1998), “La novela de los círculos en el agua” (1999),”Desde el otro lado del muro” (2005). En estos días prepara un viaje a Santiago a promocionar la recopilación de cuentos, que ha sido muy bien recibido localmente y tiene planes de futuras publicaciones, ideas que madurará una vez que calme el agitado ritmo actual.

Texto y foto: Mauricio Sáez E.