Faena de buzos mariscadores es reconocida como trabajo pesado

127

Propuesta del diputado Patricio Vallespín fue acogida por la Comisión Ergonómica Nacional y permitirá mejorar las condiciones laborales y de jubilación de estos trabajadores.


El diputado Patricio Vallespín expresó su satisfacción por la decisión de la Comisión Nacional Ergonómica, CNE, que decidió reconocer como Trabajos Pesados las labores de los buzos mariscadores y los buzos intermedios de todo el país.

El parlamentario por Puerto Montt, que solicitó hace más de un año que esta actividad fuese reconocida por la CNE, manifestó que «esta decisión traerá beneficios previsionales y mejorará las condiciones de jubilación de miles de trabajadores que con gran esfuerzo desarrollan sus faenas productivas».

Según la ley 19.404, constituyen Trabajo Pesado aquellos que se realizan en ambientes tóxicos; en variedad de turnos; en cambios bruscos de temperaturas; los que se desarrollan permanentemente de pie; o los que provocan estrés, desgaste físico y psíquico. Lo que pretende esta normativa es que dichas labores no produzcan ninguna enfermedad laboral.

«Los hombres de mar, en especial los buzos artesanales de las extensas costas de nuestro país, son hombres sufridos y valientes que arriesgan sus vidas para sostener sus familias, de ahí que este reconocimiento que hace la CNE es un gran avance para mejorar sus condiciones laborales», afirmó Vallespín.

El legislador agregó que con esta decisión de la CNE, los buzos mariscadores e intermedios podrán mejorar su calidad de vida y contarán con instrumentos adecuados para enfrentar mejor el envejecimiento prematuro producido por la labor que realizan. Esto implica que su cotización previsional será aumentada en un 2%, aporte que debe ser financiado en partes iguales por el empleado y el empleador. «Con esta medida se busca aumentar los fondos para que los trabajadores puedan adelantar en hasta dos años su jubilación».

Vallespín recordó que la vida de los buzos está llena de dificultades, que van desde enfermedades propias del buceo, incluyendo accidentes y secuelas permanentes, hasta el riesgo de su propia vida.