El Dakar llegó a su fin. Posiblemente el 2010 se repita la competencia en Argentina y Chile

49

La 31ª edición del Dakar, la primera que se disputa en Sudamérica, culmina con las victorias de Marc Coma en motos, Josef Machacek en quads, Giniel De Villiers en coches y Firdaus Kabirov en camiones. En total, 113 motoristas, 13 pilotos de quad, 91 equipos de coche y 54 de camión han acabado una prueba marcada por el gran éxito popular del que ha gozado en Argentina y Chile.

CARRERA MOTOS: COMA, EL PESO PESADO DE LAS DOS RUEDAS

En motos, Marc Coma ha logrado la gran proeza de liderar la prueba de principio a fin, algo que no se conseguía desde 1997 (Dakar-Dakar), cuando Stéphane Peterhansel se hizo con las riendas del rally desde la primera especial hacia Tamacunda. El piloto español se estrenó por todo lo alto en el recorrido hacia la Pampa argentina, asestando un duro golpe a sus adversarios, que sufrieron graves problemas de neumáticos. Sacó 41′ a un exasperado Despres y 1h01 a David Casteu, a borde de las lágrimas. Frétigné fue el único que consiguió limitar los daños acabando a «tan solo» 28 minutos.

Dos semanas más tarde y después de que sus adversarios se enfrentaran de nuevo a escollos con la rueda trasera, el gran piloto catalán se alza vencedor de su segundo Dakar, habiendo seguido la estrategia de pisar los talones a sus rivales. Al final de una carrera bien gestionada, con mucha prudencia, Coma se impone con una ventaja de 1h25′ frente a Despres y 1h38′ frente a Frétigné. Tres años después de su primera victoria en el Dakar, el piloto de KTM – Repsol ofrece a España su tercera victoria en este rally.

Cyril Despres, impotente ante la gran ventaja del líder, se ha adjudicado, sin embargo, 4 victorias de especial (frente a las 3 de Coma), sumando un total de 20 etapas ganadas en el Dakar. David Frétigné, tercero de la general, con su «pequeña» Yamaha, consigue su mejor resultado en esta prueba, además de ganar en la categoría 450cc. En el palmarés de esta 31ª edición, cabe destacar a la holandesa Mirjam Pol, 53ª en la general, la mejor mujer. Su compatriota Rob Van Pelt, 33º, acaba primero en la clasificación de «malles motos», la de los motoristas sin asistencia.

En quad, Josef Machacek es claramente el más fuerte de los 13 pilotos que han finalizado la prueba, de los 25 que tomaron la salida. El checo, que cumplirá pronto 52, ha vuelto a demostrar una regularidad sin parangón, sumando 4 victorias de especial y terminando en 10 ocasiones entre los 3 primeros. El piloto de Yamaha consigue así su 5ª victoria en el Dakar. A su vez, un piloto local, el argentino Marco Patronelli, consigue el segundo puesto. Mención especial merece también en la categoría quads Elisabeth Kraft, que entra en la historia del Dakar como la primera mujer que ha terminado la prueba con este curioso vehículo.

CARRERA COCHES: ESCUELA DE PACIENCIA

Hay ámbitos en los que el azar desempeña un papel marginal y uno de ellos es precisamente el mundo del motor y de los deportes de resistencia. El éxito de Volkswagen es ejemplo paradigmático de que las victorias se consiguen a largo plazo, especialmente en el Dakar. La inversión de la marca alemana, que se había fijado el objetivo de conducir al primer vehículo diesel al éxito en el rally raid más duro, empezó en 2003. Después de unos primeros pasos dubitativos, algún progreso, ciertas confirmaciones y también malas pasadas, finalmente en 2009 el Touareg alcanza su objetivo, con un dominio en la materia de principio a fin de la prueba.

El trágico momento de la etapa 12, con una salida de pista terrible para Carlos Sainz, priva a VW de lograr un podio completo. Los tres vehículos restantes han finalizado la carrera entre los seis primeros, con Giniel De Villiers y Mark Miller en lo más alto de la clasificación. Además, con 10 victorias de especial de las 13 que se han disputado, los hombres de Kris Nissen no han dejado mucho para los demás. Puede parecer que han ido a arrasar con todo, pero el estilo responde más bien a la voluntad de protegerse frente a cualquier imprevisto. En este sentido, el perfil del nuevo vencedor del rally resulta muy apto ante las exigencias de la prueba. En las cinco participaciones precedentes, el piloto sudafricano dio grandes muestras de regularidad y de una progresión constante: su victoria también es un gran ejemplo de paciencia.

La paciencia es, sin duda, algo en lo que tendrá que trabajar la escudería Mitsubishi. Tras siete victorias ininterrumpidas desde 2001 y un envidiable palmarés que suma un total de 12 títulos, sólo uno de los cuatro vehículos de la casa japonesa ha franqueado la línea de meta final, y lo ha hecho ocupando el cuarto puesto de la clasificación general. Desde que desembarcara en el Dakar en 1984, la ausencia de los pilotos Mitsubishi en el podio final sólo se ha producido en dos ocasiones, en 1990 y 1994. Este año, Hiroshi Masuoka, Luc Alphand y Stéphane Peterhansel se han visto obligados a abandonar la carrera de forma prematura. El último estandarte de la escudería, Joan «Nani» Roma, ha hecho todo lo posible por colocarse entre los tres primeros, si bien naufragó en la etapa de La Rioja. El día siguiente, sin embargo, firmó el mejor tiempo de la especial de Córdoba, en lo que fue toda una demostración de orgullo, brindando al equipo un premio de consolación que sin duda supo a poco. Es evidente que los ingenieros y técnicos de la escudería todavía tienen un largo camino por recorrer para garantizar una buena transición al motor diesel.

Los abandonos también han afectado de lleno al equipo X-Raid, con la salida del qatarí Nasser Al-Attiyah cuando lideraba la clasificación general. El nivel de rendimiento de su BMW X3 le permitió adjudicarse dos especiales, si bien la falta de fiabilidad le llevó a evitar un cordón de dunas, un desvio que le obligó a decir adiós a la competición. Por otra parte, el argentino Orlando Terranova, que empezaba a consolidarse en la élite, tuvo que abandonar tras un importante error de pilotaje.

En T2, Nicolas Gibon brinda una nueva victoria en la categoría a la casa Toyota, ocupando la decimocuarta posición en la clasificación general, mientras que los mejores vehículos de la categoría «Producción» tienden a situarse en torno a la 40ª posición. Inmediatamente después encontramos a Xavier Foj, un piloto que, como Gibon, ha hecho gala de una gran competitividad en T2: él, por su parte, culmina el rally en 16ª posición.

Por último, el único equipo íntegramente femenino inscrito en Buenos Aires, con Florence Migraine Bourgnon al volante y Clémence Joyeux al mando del road book, ha conseguido llevar a término esta aventura y lo ha hecho en 86ª posición. Mención especial merece también el último piloto de la clasificación general (91º puesto), que este año presenta la peculiaridad de ser también un vencedor de categoría: Jose Manuel Salinero, que ha competido solo en su coche.

CARRERA CAMIONES: KAMAZ RETOMA SU CORONA

La carrera de camiones ha revestido una intensidad y un suspenso inusitados de principio a fin. Desde el primer día, destacaron los corredores holandeses. Van Vliet gana la etapa y se convierte en el primer líder, por delante de De Rooy, mientras que Chagin conseguía tan solo llegar en séptimo lugar. Sin embargo, Hans Stacey, el vigente campeón, se convirtió en el blanco de todas las miradas al perder 39 minutos, víctima de un pinchazo, inaugurando así el rosario de sus infortunios. El líder del equipo MAN no tomaría la salida en la etapa 8. El joven De Rooy aprovechó el inicio del Dakar para destacar. El líder desde la segunda etapa mantendría su posición durante cuatro días, adjudicándose tres especiales. Sin embargo, el dominio holandés solo duraría hasta la mitad de la carrera, cuando los camiones rusos se hicieron con el protagonismo. Kabirov se colocó a la cabeza de la general al final de la sexta etapa, marcando el comienzo de una trepidante pugna entre los múltiples vencedores pertenecientes a Kamaz. Chagin y Kabirov se repartieron por turno el honor de la victoria de etapa o el liderazgo en la clasificación, librando una batalla espectacular y sin piedad. Se tuvo que esperar hasta la última especial para ver el desenlace, cuando Firdaus Kabirov se impuso por tan solo 30» de ventaja frente a Chagin, adjudicándose su segundo Dakar. Chagin se quedaba a 3’39 de la victoria. Gerard De Rooy consiguió colarse en el último momento en el tercer puesto del podio, justo por delante de Mardeev. Al final, con 3 camiones de 3 en los cuatro primeros puestos de la general, Kamaz se muestra una vez más intocable.