Paro del Registro Civil, habilitan oficinas de emergencia, una de ellas es atendida por el director regional del servicio

Una larga fila de personas, en el segundo piso de la Dirección Regional del Registro Civil, esperaba paciente su turno. Aquí no existe el dispensador de números ni los mesones ya que el director regional Ricardo Rosas es quien debió asumir la tarea de atención en su propia oficina.

Equipado con un computador portátil, cámara fotográfica, telón y los dispositivos para captura de huella y firma Rosas no descansa, mientras atiende una llamado de una alcaldesa de la región hace pasar a una señora que lleva una guagua en brazos y que asiste para renovar su cédula de identidad, así seguirá por el resto del día y hasta cuando se requiera.

Hoy precisamente comenzó la implementación de esta oficina de emergencia más otra que dentro del día quedaría operativa fuera del mismo recinto ubicado en Urmeneta con Aníbal Pinto, como punto de referencia en la esquina contraria de la oficina de Entel Pcs. Ricardo Rosas señala que en la oficina de la dirección regional se está atendiendo procedimientos de cédulas de identidad y pasaportes y el equipo móvil satelital que será ubicado en calle Aníbal Pinto atenderá las necesidades de los usuarios en lo que tiene relación con certificados de nacimiento, matrimonio, defunciones, registro de vehiculos motorizados. Los funcionarios que atenderán las oficinas de emergencia son personal de la lancha del Registro Civil que habitualmente opera en zonas alejadas de la región, el director regional y dos funcionarios más.

En tanto la Seremi de Justicia, Lebby Barría, indicó que, tal como instruyó el ministro de justicia Carlos Maldonado el dia viernes, los funcionarios a contrata y honorarios que no asistieron hoy a trabajar normalmente serán desvinculados y para los funcionarios de planta se iniciarán los sumarios administrativos respectivos. Agregó que, por lo menos hasta este miércoles, en las oficinas de emergencia no se celebrarán matrimonios.

Texto y fotos: Mauricio Sáez E.