Detienen a cuarto y último imputado por el frustrado robo en contra de la empresa de compra y venta de metales Fimet

52

Jorge Astorga Santana, hermano de Carlos y David detenidos el día de ayer, concurrió tempranamente al cuartel de la Policía de Investigaciones a entregarse voluntariamente luego de que se enterara a través de su padre, que lo buscaban por su presunta implicancia en el frustrado robo contra la empresa Fimet, ubicada en calle Génesis 35 del Parque Industrial, hecho ocurrido el 25 de agosto de este año.

En audiencia de control de la detención efectuada pasado el mediodía de hoy sábado, la fiscalía representada por Myriam Pérez y el defensor Andrés Firmani discutieron sobre la procedencia de prisión preventiva para Jorge Astorga, quien cuenta con antecedentes penales. Dados los escasos antecedentes que acreditan su participación, como por ejemplo el reconocimiento de un testigo a través de un registro fotográfico quien dice haberlo visto dentro de la camioneta Chevrolet S-10 color burdeo, momento en que el imputado habría tapado su rostro con un diario, el juez de garantía Patricio Rondini decretó medidas cautelares de arraigo nacional y regional, fijación de domicilio y firma semanal en el Ministerio Público por el plazo que dure la investigación, en este caso 40 días desde la formalización del primer imputado por el delito de robo con intimidación en grado de tentativa, que fué Ismael Marchant Adasme este pasado martes 09 de septiembre.

Así se completó el grupo de cuatro individuos que habrían participado en el hecho, dos de los cuáles están en prisión preventiva, mientras los dos restantes permanecen con medidas cautelares.

 

De víctima a imputada

En tanto la mediática víctima por este delito, Sandra Vásquez Campos, está siendo investigada por receptación, a través de denuncia interpuesta en el Juzgado de Garantía por la empresa eléctrica Saesa, quienes buscan que la «Reina de la Chatarra» responda por la procedencia de media tonelada de cable de cobre que habría mantenido en su local.

 

Por: Mauricio Sáez E.