Sergio Galilea Propone Mejoras a la Nueva Política Habitacional

50

Valorar las viviendas antiguas, recuperar las abandonadas y hacer que los municipios sean por norma las entidades gestionadoras de los subsidios habitacionales, son algunas de las medidas que el Intendente de Los Lagos propone para mejorar la Política Habitacional del país 


 

El Intendente Galilea indicó que actualmente los subsidios generales de vivienda que se entregan son neutros, lo que significa que en el día de mañana una familia podría optar por una vivienda nueva o una antigua.

“Si las viviendas sociales se van mejorando, se van ampliando, hay programas de mejoramiento de entornos, se produce reposición de materiales, etc. De repente una familia en cierta etapa de su vida, podría vender su vivienda a una familia que teniendo un subsidio para la vivienda opte por comprar esa casa antigua.

Por lo tanto, esa misma vivienda si es bien cuidada, puede llevar a que en el ciclo de vida de una vivienda en 30 o 40 años, pueda tener de 3 a 4 familias que apliquen subsidio a esa misma vivienda material.  Por lo tanto, si esa vivienda esta bien cuidada, siempre estará mejor localizada que una vivienda nueva construida en la periferia de las ciudades y que encarece los servicios.  Estará más cerca del centro, adquiriendo por sí un mayor valor.  Por lo que será mucho mejor que para aquellas personas que decidan comprar una vivienda con subsidio, opten por una antigua, con más lógica de barrio”.

Galilea explicó además que con este sistema se evita ampliar en demasía las ciudades y que se expandan en cualquier dirección, donde además se tenga que pagan más transporte, con dificultad de servicios, entre otras temas.  “Necesitamos saber vivir en forma más compacta, más de barrio, por lo que le pido a los legisladores que se considere que el apoyo a la vivienda existente tiene una rentabilidad social más importante que las viviendas nuevas”, agregó.

 

Recuperando viviendas abandonadas

Un segundo punto importante – señaló el Intendente – es que se tome en consideración un programa de Recuperación de Viviendas en Desuso, “hay casos que no son muchos, pero si suman, en que existen viviendas abandonadas, lo que se traduce, principalmente en las gran grandes ciudades, en un foco de centros de reunión, desórdenes y delincuencia.  Para esto hay que mejorar todos los mecanismos existentes para que un familiar directo tenga un derecho de sucesión manteniendo el pago de la deuda o no, dependiendo del seguro de desgravamen que existe, o sea poder de una manera más expedita solucionar el problema de la tuición sobre la propiedad”.

 

Una participación activa de los municipios

El Intendente Galilea sugirió además a los legisladores, sobre todo de la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados, para que ojalá las EGIS (Entidad de Gestión Inmobiliaria y Social) y los PSAT (Prestador de Servicios de Asistencia Técnica), sean por norma los municipios y, excepcionalmente, los privados.  “Con esto aseguramos que dentro de los municipios tenga que haber un conjunto de gente que se dedique a estos programas, puede ser un Departamento de Vivienda, o será el Departamento Social quien deba asumir esta tarea.  El fortalecimiento de  las políticas y los programas de vivienda, requieren una tuición muy directa de la entidad municipal”. 

Galilea señaló que la lógica es que existe entidades privadas que funcionan bien, sin embargo, si un municipio no loo hace así, recibe el castigo ciudadano, esta contraloría y una serie de otras entidades fiscalizadoras, “porque ha pasado que cuando un ente privado tiene problemas y quiebra, hay que entrar a una serie de problemas legales absolutamente complicados y después nos damos cuenta de que la empresa cambia de nombre u ocurre otra anomalía.  A través de la acción pública y los municipios, se pueden hacer las cosas muy bien y, además, más baratas que cuando se incorpora un factor de ganancia por parte de las empresas”.

Finalmente señaló Galilea que los programas antes mencionados, se mezclan con otros de carácter comunitarios como las alarmas de seguridad para los barrios o pavimentos participativos, que ven directamente los municipios.