Con taladros, galleteras y sierras los chaiteninos quieren volver a emprender sus oficios

30

Caritas Puerto Montt entrega un grano de arena para que vuelvan a sus oficios en busca de una realización familiar y personal en pro de su bienestar familiar.


 

Conmovedor fue el encuentro de los chaiteninos damnificados tras la erupción del volcán de la localidad, junto el pastor arquidiocesano, Monseñor Cristián Caro y el equipo de la Pastoral social, el sábado 23 de agosto, con motivo de hacerles entrega de sus herramientas de trabajo.

Esta actividad se realizó en marco de la semana social y da inicio a la entrega de herramientas y útiles de casa gracias al aporte realizado a nivel nacional a través de la cuenta de Caritas Chile y la Iglesia arquidiocesana.

La profesional a cargo, Vania Vargas, asistente social del Arzobispado manifestó que “durante ya varios meses se ha ido entrevistando a familias damnificadas, las cuales han tocado las puertas de la institución, hemos visitado sus domicilios para constatar en terreno cuales eran sus necesidades».

Además agregó que, “primero se atenderán a 130 familias que ya han sido visitadas, para luego continuar con 50 familias más, que aún falta constatar sus necesidades, hoy don Claudio, Cristian, Dante y Ricardo son hombres de trabajo y quieren seguir adelante con sus vidas, por esa razón solicitaron herramientas de trabajo como: taladros eléctricos, esmeril angular, dobladoras de tubos,  sierras de banco, entre otros; las cuales cumplen una función fundamental para continuar con sus quehaceres y dar sustento a sus familias dignamente”.

Durante el encuentro, Monseñor Caro bendijo las herramientas y las manos de los chaiteninos para que no le falte ganas ni esfuerzo en continuar son su trabajo en ayuda de su familia, asperjándole agua bendita a cada uno de ellos, para que después todos juntos rezaran el Padre Nuestro como la oración universal de los cristianos.

Posteriormente se le hizo entrega oficial de sus herramientas con las cuales podrán continuar sus labores en cualquier lugar donde decidan instalarse como algunos decidieron volver a su tierra cerca de Chaitén, en el sector El Amarillo, como también Don Dante, se queda en la zona ubicando su taller de mueblería en la localidad de la Vara.