Nuevas tecnologías para la salmonicultura nacional

Un subsidio que alcanza los $766 millones, por un plazo de tres años, permitirá llevar a cabo el proyecto aprobado por CONICYT.

El Programa Bicentenario de Ciencia y Tecnología  (PBCT) de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (CONICYT) aprobó, a través de un concurso público, el denominado “Consorcio Tecnológico de Acuicultura en Zonas Expuestas en Chile” (CT-OOA). La Universidad de Concepción (UdeC), a través de la Unidad de Tecnología Pesquera (UNITEP), es la principal institución tecnológica en este proyecto y junto a ella participan Servicios de Implementación Tecnológica Naval (SITECNA) de Puerto Montt, CODELCO, Internacional Copper Association (ICA), Fundación Chile y Universidad Católica de Valparaíso, entidades que se han organizado bajo “Ecosea Farming S.A.”.

El proyecto recibirá un subsidio de más de setecientos sesenta millones de pesos durante un período de tres años, y su principal propósito será promover el desarrollo tecnológico de la salmonicultura nacional, impactando la producción y la economía sectorial a través de nuevos sistemas o sistemas modificados de balsas, jaulas metálicas de aleación de cobre/zinc y fondeo o anclaje. En el presente mes, se está armando y comenzará a probarse el primer prototipo en un centro salmonero de la empresa Patagonia Salmon Farming, cerca de Puerto Montt. La particularidad de las jaulas de aleación de cobre/zinc radica en que el óxido de cobre que se produce en la superficie no genera fouling, como ocurre con el uso de mallas de nylon. El fouling o incrustantes es el conjunto de animales marinos con exoesqueleto duro, tal como picorocos, choritos, piures y otros, que usan superficies para crecer, llegando a producir en conjunto grandes biomasas en poco tiempo.

Hugo Arancibia, Coordinador de este Consorcio y profesor de la UdeC, explica que los aportes en innovación y tecnología del proyecto serán por etapas, comenzando con una propuesta de reforzamiento de balsas metálicas salmoneras de 30 por 30 metros cuadrados, que corresponden actualmente a más del 70% del mercado de balsas salmoneras en Chile, para operar en ambientes costeros con la nueva malla de aleación de cobre. Luego, para operar en ambientes marinos de transición, el proyecto continua con el desarrollo de nuevos sistemas de balsas de polietileno de alta densidad con fondeos modificados para montar y usar esa malla metálica. Finalmente, para ambientes marinos oceánicos o expuestos, el proyecto debe desarrollar la tecnología para sistemas de balsas sumergibles no metálicas, también con fondeos modificados y uso de la malla metálica. “Todo esto es absolutamente novedoso e innovador para la salmonicultura en Chile y para las que existen en otros países. Se espera que los productos tecnológicos (nuevas balsas, jaulas metálicas, nuevos fondeos) estén disponibles en el mercado en uno o dos años más para sistemas que operan en zonas costeras, y en dos a tres años más para sistemas que operan en zonas de transición (no protegidos geográficamente) y oceánicos”, señala.